EL ORACULO DE LAS AVES


DIOSA CIBELES ACOMPAÑADA DE UN PAVO REAL
Londres, British Museum

La diosa se representaba asociada a un pavo real.

También Cibeles-Rhea, la diosa Griega era representada por un avestruz, el ave de mayor tamaño conocida en la antigüedad. No es casual que estas aves reciban en la actualidad el nombre científico en su orden (rheiformes), familia (rheidae) y especie (rhea). La identificación de la diosa Cibeles con el avestruz es muy antigua:

En el siglo V a.C. en la obra Las Aves de Aristófanes los protagonistas exclaman:

EL SACERDOTE.- ...Y al frigilo Sabacio , a Cibeles avestruz, augusta madre de los dioses y los hombres...

PISTETERO.-¡Oh poderosa Cibeles avestruz, madre de Cleócrito


Esta comedia griega de Aristófanes ganó el segundo premio en las Grandes Dionisias del año 414 a. C.
Las Aves es una auténtica obra maestra por su fantasía y comicidad pero sobre todo por sus cantos corales. El argumento trata de cómo las aves, persuadidas por dos aventureros, se construyen su imperio en los cielos y los dioses tienen que entrar en negociaciones con ellas.
Aristófanes nació en la época de Pericles, periodo de paz, y su nacimiento se puede situar en torno al 445 a.C. Ateniense de nacimiento, todas sus obras nos hablan de la estrecha relación del poeta con la vida política y literaria de su época.


ORACULO

La palabra oráculo viene del latín oraculum "lugar donde alguien habla", donde los dioses daban sus vaticinios, formulados por una persona que hacía de medio en forma misteriosa y enigmática. El oráculo más famoso de la antigüedad era el de Delfos, en Grecia.
En la antigüedad son varias las divinidades que tienen asociados a su culto oráculos de adivinación, en algunos casos los sacerdotes deben entrar en trance a través de la inhalación de gases de azufre o amoniaco, en otros casos a través de la interpretación de vísceras de animales.
En Roma la adivinación mediante el vuelo o canto de las aves estaba a cargo de magos que en su mayoría eran procedentes de Grecia, Asia Menor y Mesopotamia.
Los sacerdotes de Cibeles llamados "gallus" eran identificados con esta ave.

M. Modius Maximus, archigallus coloniae Ostiensis - Ostia


«El idioma de las aves / verás que yo sola entiendo / siendo el canto vaticinio / y siendo el graznido agüero».
Los encantos de la culpa - pág.15. Pedro Calderón de la Barca

El cristianismo consideró diabólico estos oráculos, pero muchos Padres de la Iglesia, y autores cristianos, admitieron que las sibilas habían dado testimonio de Cristo. En los siglos II y III d. C. la Iglesia reconoció estos oráculos, aunque cristianizándolos. En el Concilio de Nicea el propio Constantino recurrió a estos oráculos, e incluso san Agustín colocó a la Sibila en la Ciudad de Dios.

Los cantos proféticos fueron asimilados por el cristianismo, están incluso presentes en la Sixtina del Vaticano. Que recibe este nombre por ser antiguo santuario de Cibeles. Vaticano = Vaticinio.
Este vaticinio se obtenía de las sibilas, que aun están presentes en la bóveda de la capilla Sixtina en lo alto de la colina Vaticana, lugar donde otra ave divina se presenta a los allí reunidos para guiarlos en la elección del nuevo Pontífice Máximo de la religión de Roma.

En Santa Eulalia de Bóveda el oráculo se servía del canto de las aves, y a través de este los sacerdotes de la diosa se interpretaban la profecía.
El edificio resuelve de manera magistral la necesidad de presentar el canto de las aves, que deben encontrarse vivas en el edificio para poder realizarlo, y revestirlo de una trascendencia divina a la vez que estas permanezcan de una manera oculta a los devotos.
Se "imita" así la popular leyenda de la Pena Piador, llamada así en alusión a los cantos de una gallina encantada que residía en él y que desaparecía de la vista cuando alguien se paraba a mirarla.
Esta leyenda, que permanece en la memoria colectiva de los habitantes del lugar, permite comprobar los antecedentes indígenas al culto a Cibeles. La existencia de un ave encantada con un canto mágico, y que realiza su encanto sobre una roca, es sin duda el antecedente indígena de las aves que residen en los templos de Cibeles.




SECCION DE LAS AVES


El emplazamiento de las aves en el corredor perimetral, del que solo los sacerdotes tienen constancia de su existencia, y a la vez que el canto emitido por ellas se transmite de manera directa a la bóveda en la que se encuentra las pinturas, es una clara demostración del dominio de las técnicas constructivas por parte de los autores del santuario, a la vez que un claro exponente de arquitectura de carácter religioso altamente especializada.

Los devotos que se acercaban al santuario para pedir el servicio del oráculo eran testigos de cómo las pinturas de la cripta cantaban a voluntad de los sacerdotes. Hay que señalar que las aves podían permanecer en total oscuridad a voluntad de sus cuidadores, por lo que controlando estos la entrada de luz natural por las pequeñas ventanas al exterior podían producir los cantos de las aves en el momento solicitado.

La actual configuración del corredor, realizado en hormigón en una obra del siglo XX, no debe confundir a los interesados en descifrar la lógica de este edificio.
Las obras en hormigón destruyeron el perímetro original del edificio compuesto de un muro doble con una cámara interior.


La propia geometría del conjunto, y la de su fachada Este, permite comprobar que su dimensión atiende, no solo a la planta interior de la cripta, sino también a este espacio circundante y oculto desde el exterior. Existen templos que poseen esta "cámara bufa" perimetral y abovedada.



PLANTA CRIPTA


Para reforzar esta idea presento una solución idéntica que aún hoy podemos observar en el antiguo templo de Cibeles en el Palatino de Roma. El templo del Palatino es para el autor el antecedente de los templos dedicados a la diosa en el imperio.


TEMPLO DE CIBELES- PALATINO



ESCALERA DE ACCESO A LA CELLA DEL TEMPLO DE CIBELES -PALATINO


La cella situada sobre "podium" del edificio en el Palatino posee una cámara oculta abovedada que recorre los muros de todo su perímetro y de dimensiones similares a la de Bóveda. Esta cámara bufa resuelve los problemas de humedad y es el lugar donde se ocultaban algunos de los objetos de valor guardados en los templos. Puede observarse en las imágenes la similitud de la cámara entre los muros.


CAMARA PERIMETRAL EN EL TEMPLO DE CIBELES EN ROMA


Eulalia "la que bien habla" sibila en los santuarios de Cibeles-Rhea.
Los lugares de la diosa se transformaron según el rito paleocristiano, e igual que otros lugares de la península, en la capilla de Santa Eulalia. El rito del misterio de Cibeles fue perseguido ya que entraba en confrontación directa con el nuevo bautismo judéo cristiano. Así se cubrió el estanque del ritual con un nuevo pavimento de mármol y se picaron las pinturas murales inferiores, que seguramente hacían referencia a los misterios de la diosa.

Sí se mantuvieron las características del oráculo de las sibilas en las voces de las aves. Eulalia proviene del griego e incorpora el prefijo eu (eu), que significa bien, propicio, favorable. El segundo elemento, lalia (lália), del verbo lalew (laléo) significa hablar. El conjunto de los dos elementos nos da para el nombre de Eulalia el significado de "Bien hablada", "Elocuente", "Convincente", característica determinante de las Sibilas.

Santa Eulalia vivió entre los siglos III-IV, mujer joven, virgen y mártir que, según las diferentes tradiciones, nació en Mérida o en Barcelona. Dedicó su juventud a impartir enseñanzas y consejos entre los niños y los más necesitados, dejando un gran ejemplo de fe. Dice la tradición que al morir la santa, la gente vio salir de su boca una blanquísima paloma que volaba hacia el cielo, y que los verdugos salieron huyendo. La Santa, que por esa razón es patrona de las aves, ofrecía sus consejos a los demás; ambas características enlazan con la imagen pagana de las sibilas.

El cristianismo adoptó entre sus creencias a los personajes de las sibilas, presentes en la Biblia, y Santa Eulalia permitió con su leyenda una fácil cristianización de los lugares donde se les rendía culto.

LAS AVES VIVAS DE SANTA EULALIA
A Santa Eulalia se la venera, además de otros muchos lugares, en la Catedral de Barcelona, ya que es la patrona de la ciudad, e igual que en Lugo en el templo existen en recuerdo del santuario de Cibeles, además del desaparecido baptisterio de planta cuadrada que contenía en el centro una piscina donde se celebraban los bautismos, las imágenes de las sibilas encarnadas en las aves.



Las aves vivas de Santa Eulalia en Barcelona

Lo sorprendente es que en lugar de ser en pinturas murales, en la catedral de Barcelona las ocas, faisanes, codornices y palomas están vivas, son cuidadas con esmero por los sacerdotes y cantan aun hoy sus augurios cada día en el CLAUSTRO DE LA CATEDRAL.
Podemos imaginar que el claustro, lugar oculto a la vista de los fieles en los tiempos antíguos, es el espacio indicado para el canto de las aves sin poder ser vistas por los devotos.

Ver el vídeo: La Reina de las Aves